Sonidos selenitas

El primer hombre que posó sus plantas en la Luna llevó consigo, entre su equipo científico, una pequeña grabadora magnetofónica. Durante su excursión por los cráteres lunares hizo funcionar el aparato, a sabiendas de que en nuestro satélite no se propaga el sonido.

Al volver a la tierra, el astronauta y los demás científicos constataron con sorpresa que la cinta había registrado poemas, música y canciones que desde siglos atrás los terrestres le han dedicado a Selene.

Por supuesto, no faltan en la grabación maullidos de gatos, aullidos de lobos y de perros y hasta el infantil estribillo de “Luna, Luna, dame pan…”

Se dice que tan importante documento sonoro se guarda en los archivos secretos dela NASA.

Salvador Herrera García
No. 111-112, Julio-Diciembre 1989
Tomo XVII – Año XXVI
Pág. 647

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s