Mi jockey

Lucía Berlín
No. 111-112, Julio-Diciembre 1989
Tomo XVII – Año XXVI
Pág. 727

Anuncios

El maestro traicionado

Se celebra la última cena.

—¡Todos te aman, oh Maestro! —dijo uno de los discípulos.

—Todos no —respondió gravemente el Maestro—. Conozco a alguien que me tiene envidia y que en la primera oportunidad que se le presente me venderá por treinta dineros.

—Ya se quién es —exclamó el discípulo—. También a mí me habló mal de ti.

—Y a mi —añadió otro discípulo.

—Y a mi, y a mi —dijeron los demás. Todos menos uno que permanecía silencioso.

—Pero es el único —prosiguió el que había hablado primero—. Y para probártelo diremos a coro su nombre sin habernos puesto previamente de acuerdo.

Los discípulos, todos menos aquel que se mantenía mudo, se miraron, contaron hasta tres y gritaron el nombre del traidor.

Las maravillas de la ciudad vacilaron con el estrépito, porque los discípulos eran muchos y cada uno había gritado un nombre distinto.

Entonces el que no había hablado salió a la calle y, libre de remordimiento, consumó su traición.

Marco Denevi
No. 111-112, Julio-Diciembre 1989
Tomo XVII – Año XXVI
Pág. 717