Un animal extraño

Sin embargo te digo que es cierto, me contaba Omniscentus, el pobre ciego de la esquina, antes de que sus blancos ojos de estatua dieran lugar a esas dos alegres y encarnadas oquedades. Hay cosas que siendo una pueden ser muchas. En ese momento ya no lo veía, pero sé que su voz enronqueció al continuar diciendo: “Como ese espeluznante animal que es gato y araña, esa horrible creatura de pelos, de patas, y de ojos que acecha a las niñas por las noches”. Yo me estremecí con sus palabras, fue como si adivinara la naturaleza de este animal extraño que todos confunden con un paraguas, y que se bambolea nervioso sobre mi cabeza cuando recorremos las calles tras los ciegos.

Fernando Ruiz Granados
No. 100, Septiembre-Diciembre 1986
Tomo XV – Año XXII
Pág. 634

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s