Concurso

En el concurso participaban una científica y una jovencita. El motivo era estudiar a un adolescente superdotado. Ganaría quien utilizara el menor tiempo.

El certamen comenzó. Y mientras la mujer de ciencia colocaba al muchacho, con parsimonia, aquel novedoso casco electroendocefalométrico para verificar su C.I., la jovenzuela rápidamente le despojó de pantalón y calzoncillo.

El jurado calificador, aún con azoro, inapelablemente declaró triunfadora a la muchachita.

Waldemar Noh Tzec
No. 100, Septiembre-Diciembre 1986
Tomo XV – Año XXII
Pág. 726

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s