Me llamo Coca Cola

Llegó un momento en que me desesperó vivir dentro de esta casa de cristal. De cristal tan grueso y posesivo como una amante gorda y miope.

Mirándome a través de los transparentes muros de mi hogar, las burlonas caras de los niños me recuerdan aquellos padres que extasiados, observan a los recién nacidos en sus incubadoras.

Tal vez las asfixiantes características de mi morada fueran soportables de no ser por el monótono cosquilleo del gas, que insolente, penetra hasta el último rincón del aposento.

Y sin embargo, a pesar de mi fastidio, el mayor temor que albergo es saber que algún día tendré que pasar mis últimas horas de vida en la abultada panza de algún mediocre burócrata, que sentado en su añejo sillón frente al televisor, se tome “su” coca-cola creyendo que yo, sí yo, soy “la chispa de la vida”

Jorge Antonio García Mora
No. 97, Marzo-Abril 1986
Tomo XV – Año XXI
Pág. 292

2 Respuestas a “Me llamo Coca Cola

  1. Bien, por mi tocayo y sus minificciones. No importa que nos confundan a ambos cryendo que es el mismo. Saludos.

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s