Espejos


Aquel espejo tan bruñido reflejaba a las personas cubiertas de armaduras, a las aves como pajaritos mecánicos, y a las habitaciones como el interior de cajas fuertes de acero.

Antonio Fernández Molina
No. 90, 1984
Tomo XV – Año XIX
Pág. 332

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s