Sueños

Sus amigos se reunían para contarse los más maravillosos sueños. Pedro callaba. Él jamás soñaba. En toda su vida no había tenido ni uno chiquitito. Por fin, un día, soñó. Soñó que se moría. Nunca lo pudo contar.

Diana Lia Calcagno Almada
No. 134, Enero-Marzo 1997
Tomo XXIX – Año XXXIII
Pág. 115

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s