La parada

¿No eran éstos los mismos gorriones que piaban el día anterior, el año anterior, el siglo anterior y aún cuando el mundo no había tenido noción de existencia?

¿Acaso ese piar existiría después de su muerte? Se tapó los oídos y corrió por la calle dando alaridos. Las gentes agrupadas en la parada no pudieron evitar mirar horrorizados el ómnibus que se acercaba velozmente por el lado contrario…

Lucio Estévez
No 45, Septiembre-Octubre 1970
Tomo VII – Año VII
Pág. 727

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s