La espera

El aguacero se desgajó como la ramazón de un guanacaste recio. En el camino quedaron dos manchas: Pedro José y el caballo. Dos charcos de sangre regados por el rayo, que el agua, cayendo en estrellas, dispersó en el monte.

María Luisa había puesto condiciones: esperaría hasta las tres. Si no, se iría con Juan Manuel.

Era mucho: Pedro José se comprometía y no llegaba. La borrachera lo retenía siempre.

De lejos se vino el eco del campanario: tres perdigones tirados por honda a la distancia.

Y María Luisa se fue.

Francisco Zúñiga Díaz
No. 43, Junio 1970
Tomo VII – Año VII
Pág. 547

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s