La vida de una mujer occidental en el siglo XXI


Despertar después de un tranquilo sueño estimulado por un proyector de imágenes beautyful-dreams;

desayuno preparado por una cocinera mecánica, programada para utilizar extractor de jugos, cafetera y sandwichera;

limpieza de la casa: una palanca pone en movimiento a los aparatos que aspiran el polvo y realizan el aseo;

una máquina recoge la ropa sucia y la lleva hasta la lavadora y la planchadora automáticas;

el viaje a la oficina es en un autogiro alimentado por energía solar, conducido por un robot;

al regreso del trabajo la comida está lista en un horno de microondas computarizado;

para distraerse en la tarde, un film en la videocassettera;

va a la cama, allí aguarda su marido inerte, le oprime un botón rojo que indica hacer el amor;

finalmente pone el despertador de música electrónica para el siguiente día recomenzar la rutina.

Rene Avilés Fabila
No. 116, Octubre – Diciembre 1990
Tomo XIX – Año XXVII
Pág. 368

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s