Pobreza


Los senos de aquella mujer, que sobrepasaban pródigamente a los de una Jane Mansfield, hacían pensar en la pobreza de tener solamente dos manos.

Edmundo Valadés
No. 91, No. de 20 Aniversario – 1984
Tomo XIV – Año XX
Pág. 392

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s