Re/nacimiento


Es preciso olvidarnos de la rapidez y ponerle nombre a las cosas: tucán, albatros, garzota, pavorreal. El jardín construye sus alas a fuerza de sombra y luz mientras una niña cuida el agua y las plantas (No todo era así desde el principio, pero de hoy e adelante la parota siempre tendrá máscaras y ahí pondrán su nido los pericos). La niña creció viendo nacer el mar ola por ola hasta que un día la sangre bajó por su entrepierna y los dioses dijeron que sus pezones estaban de luna. Ella buscó un caleidoscopio para jugar y dejó de ser virgen a la tercera vuelta.

Víctor Manuel Cárdenas
No. 92, 1984
Tomo XIV – Año XX
Pág. 528

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s