La última llamada

Ha optado por divertirse marcando su número telefónico y escuchando su propia voz. Alguien, que es él, le contesta siempre desde el otro lado de la línea y comparte con él, durante horas enteras, sus mismos recuerdos y sus mismas esperanzas. “Es como pensar en voz alta frente al espejo”, ha dicho, emocionado. Pero lo que él ignora es que hasta hoy le funcionará su experimento. Ansioso, expectante, marcará su número por tercera vez. Timbrará. Y nadie contestará. Nadie le contestará porque el silencio indefinible de la muerte empezará a apoderarse de su voz, enmudeciéndolo. Colgará. Por unos instantes, el teléfono de su apartamento repicará insistentemente.

Leopoldo Berdella de la Espriella
No 95, Noviembre-Diciembre 1985
Tomo XV – Año XXI
Pág. 59

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s