No sólo el alma recoge sensaciones, placeres y hechos de sangre


Si el seno contara su triste historia aparecería en la pantalla de su dueña una verdadera película de suspenso. Cometido el crimen perfecto y llegado el momento de iniciar la investigación de rigor, los sabuesos encontraron al bordear la primera curva, algunas huellas digitales bastante reveladoras que sirvieron para dar con la pista del asesino. Mas, antes de que se cerrara el proceso se descubrió que otras manos al posarse en forma sucesiva sobre el cuerpo del delito también dejaron como testimonio su desesperación, el amor furtivo, hasta que llegó ese náufrago aferrándose al pezón como si se tratara de un madero salvador. Hecho que efectivamente la propietaria aceptó ante la sorpresa de los miembros del tribunal calificador que la escuchaba con cierta sorpresa un tanto fingida.

Alfonso Alcalde
No 70, Julio-Diciembre 1975
Tomo XI – Año XI
Pág. 391

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s