Desconcierto


Después de triunfar en todo y de ganar cien coronas de laurel, advirtió, con sorpresas, que no tenía una cabeza de donde colgarlas.

Carlos Díaz Dufóo, Jr.
No 101, Enero-Marzo 1987
Tomo XVI – Año XXIII
Pág. 33

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s