Los hermanos

Despertaba y salía a saludar, de lejos, a su hermano gemelo que vivía enfrente, en una caverna como la suya; pasaban largas horas contemplándose, en la misma actitud, haciendo los mismos gestos, las mismas señas. Después se despedían y se retiraba cada uno a su refugio.

Pero un día, un enorme pterodáctilo se estrelló contra el gigantesco espejo, quebrándolo en mil pedazos que se regaron al pie de la montaña. A veces, entre los destellos que se elevan del abismo, le parece ver el rostro de su hermano.

Amós Bustos T.
No 71, Enero-Marzo 1976
Tomo XI – Año XI
Pág. 572

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s