Carta

Al presidente de COMERUN (Compañía Mercantil Universal)

Respetable señor:

Le comunico que hemos conseguido, finalmente, colocar sobre la corona solar el satélite cuyo proyecto tuvo usted a bien aprobar hace seis meses.

El dispositivo en cuestión ejerce su interferencia sobre los rayos solares en toda su extensión, sin perder efectividad en el trayecto desde el punto de generación hasta los receptores.

En el curso de una vuelta del planeta sobre su eje (24 horas), se habrá conseguido en su totalidad el propósito enunciado en el proyecto.

La energía solar, a través de la piel, hará que sean absorbidos los elementos pre-programados que, nanoturizados (en medidas equivalentes a una mil-millonésima de micra por unidad), y a la manera de los tratamientos quimio-terapéuticos, introducirá un átomo adicional en cada una de las moléculas del ADN (ácido desoxi-ribonucleico) de las células de la totalidad de los seres humanos vivos.

Como resultado de esta operación, a partir del martes próximo, lo mismo en Japón que en Haití, en todo el mundo, hombres y mujeres estarán plenamente convencidos de que serán más guapos, inteligentes y poderosos, consumiendo las papas fritas de la marca COMERUN (Compañía Mercantil Universal).

Posteriormente, y mediante un simple cambio en la programación del computador instalado en nuestro satélite, seguiremos con los refrescos, los cigarrillos, los autos, las toallas higiénicas y los pastelillos, dejando en la quiebra total a los competidores en todas estas líneas, y estaremos a un solo paso de lograr la soñada enajenación comercial universal.

Le saluda atentamente, el Director de Comercialización de COMERUN (Compañía Mercantil Universal)

Mario Quiroz Lecón
No. 94, Septiembre-Octubre 1985
Tomo XIV – Año XXI
Pág. 733

Anuncios

Ilan Stavans

Ilan Stavans

(nacido como Ilan Stavchansky el 7 de abril de 1961, ciudad de México)

Es un intelectual, ensayista, lexicógrafo, comentarista cultural, traductor, cuentista, conductor de programas televisivos, profesor conocido por sus incursiones en las culturas estadounidense, hispana y judía.

Hijo de familia judía proveniente de Europa oriental, vivió en Europa, América Latina y el Medio Oriente. Emigró a los Estados Unidos en 1985. Actualmente reside en Nueva Inglaterra, en el estado de Massachusetts. Esta peregrinación es el tema que explora en su autobiografía On Borrowed Words: A Memoir of Language (2001). Obtuvo una maestría del Jewish Theological Seminary en la ciudad de Nueva York y un doctorado en letras de Columbia University. Del 2001 al 2006 condujo para PBS la serie de difusión nacional Conversations with Ilan Stavans.

Desde 1993, Stavans ha sido profesor en Amherst College, Massachusetts, donde ocupa el título de Catedrático Lewis-Sebring en Cultura Latinoamericana y Latina. Ha dictado clase en otras universidades, entre las que se incluye Columbia University en Nueva York. En 1997, Stavans recibió la beca Guggenheim y ha sido galardonado con varios premios y distinciones internacionales tales como la Medalla Presidencial de Chile, el Premio Rubén Darío y el Latino Literature Prize.

Es reconocido principalmente por sus disquisiciones acerca de la lengua y la cultura. Su influencia, así como sus investigaciones sociolingüísticas e históricas del fenómeno mundial del spanglish, suscitaron comparaciones con Antonio de Nebrija y Samuel Johnson. Su pasión por la lexicografía se vuelve patente en Días de diccionario (2006).

En el 2002 Stavans publicó en el suplemento literario barcelonés Cultura/s una traducción al spanglish del primer capítulo de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. Posteriormente publicó Spanglish: The Making of a New American Language (2004), que representa varios años de estudios y catalogación de las voces del spanglish. El análisis incluye una comparación entre el spanglish, el yidis y el ebonics, una descripción de esa lengua y seis mil de sus voces. Contiene, asimismo, la traducción del primer capítulo de Don Quijote.[1]

 

Otro número

La tía abuela del jardinero murió ayer. Tenía 97 años. Son exactos los años que vivió su cuñado y los tendrá el jardinero cuando muera. Pero ni él ni nadie lo sabe. Debe ser un número mágico. Nadie sabe para que está hecho o por qué ese número debe repetirse. Es más, nadie sabe con qué fin se cuentan los años.

Ilan Stavans
No. 94, Septiembre-Octubre 1985
Tomo XIV – Año XXI
Pág. 730

Mujer y demanda


Hace dieciséis años yo estaba casado con una mujer muy mala. Se ponía más mala porque yo no ganaba dinero. Ahora tampoco gano dinero pero estoy con una mujer buena. Bueno, resulta que una amiga de la mujer mala un día cumple años. La fiesta es de noche, un sábado. Ese sábado como siempre yo no tenía dinero. Contento le propongo a mi mujer ir sin llevar ningún regalo. No quiero decir, por hombre, las cosas que ella me dijo. Le propongo regalarle flores. Tampoco diré las cosas que ella me dijo, mejor dicho que me gritó. A eso de las once de la noche, los dos emperifollados y ella llorando, fuimos a tomar el colectivo. Mientras caminábamos, veo una florería abierta. Iluminado, entré. Conté el dinero que tenía calculado la vuelta en taxi. Me alcanzaba para diez gladiolos. Eso sí, el paquete que me hizo la empleada era un primor. Mi mujer, estrujando el vanity, lloraba en la puerta. Por fin llegamos a la fiesta. La casa era suntuosa, los regalos, increíbles. El del marido consistía en una chequera de una cuenta abierta a su nombre. Cuando la mujer me vio con el ramito se puso a llorar. Lloraba en serio, sentí sus lágrimas en la cicatriz cuando me abrazó. Nadie le había regalado flores.

Isidoro Blastein
No. 94, Septiembre-Octubre 1985
Tomo XIV – Año XXI
Pág. 727

La sorpresa


Una vez Asrael, el ángel de la muerte, entró en casa de Salomón y fijó su mirada en uno de los amigos de éste.El amigo preguntó: “¿Quién es?” “El angel de la muerte”, respondió Salomón. “Parece que ha fijado sus ojos en mí —continuó el amigo—. Ordena entonces al viento que me lleve consigo y me pose en la India”. Salomón así lo hizo. Entonces habló el ángel: “Si le miré tanto tiempo fue porque me sorprendió verle aquí, puesto que he recibido la orden de ir a buscar su alma a la India, y, sin embargo, estaba en tu casa, en Canaán.”

Beidhawi
No. 77, Junio 1977
Tomo XII – Año XIII
Pág. 378

Gerónimo Cortés

Gerónimo Cortés

Gerónimo Cortés fue un escritor y matemático valenciano, nacido a mediados del XVI y muerto probablemente hacia 1615. Se dedicó con preferencia al estudio de las ciencias naturales y debió morir joven por cuanto Nicolás Antonio se lamento que su talento no diese todo el fruto que podía dar de sí. Fue muy conocido en España, Francia e Italia, debiendo su popularidad principalmente a dos obras, la que hoy nos ocupa cuya primera edición apareció en Valencia en 1594 bajo el título de “Sumario y pronóstico perpetuo” y “Libro de phisonomía natural y varios efectos de la naturaleza”, Alcalá de Henares 1607, libro del que se hicieron varias ediciones en distintos idiomas. La primera edición francesa es de 1621. Otras obras de Cortés fueron: Aritmética práctica (Valencia, 1604), libro y tratado de los animales terrestres y volátiles (Valencia, 1613) y un tratado de monedas para facilitar las operaciones de cambio (Valencia, 1594)[1]                                                                    

Científico español, nacido en Valencia en fecha desconocida y muerto también en Valencia en 1615. Destacó por sus estudios en astrología, matemáticas e historia natural.

«Maestro de contar» residió en la ciudad de Valencia, donde publicó, en los últimos años del siglo XVI y los primeros del siglo XVII, varios libros que corresponden a la literatura científica de consumo propia de la época, destinada a los estratos medios de las ciudades.
El más notable y difundido de todos ellos fue su Lunario perpetuo (1594). Pertenece al género más popular de la literatura astrológica, que asociaba los pronósticos principalmente aplicados a la salud, la agricultura y la navegación, con el calendario civil y eclesiástico y diversas cuestiones meteorológicas y médicas. Es un caso extraordinario de pervivencia, ya que ha continuado reeditándose sin interrupción hasta el presente siglo, convirtiéndose a la larga en una importante fuente de la cultura científica popular, especialmente en las zonas rurales. Cortés, como todos los autores de estos libros, tuvo particular cuidado de descartar la astrología judiciaria determinista y la consiguiente persecución dela Inquisición, afirmando, de acuerdo con la doctrina católica del libre albedrío, «que las estrellas pueden inclinar a los hombres, pero no forzarles».

Cortés publicó también, con el título de Compendio de reglas breves (1594) una de las numerosas guías que en la época intentaban orientar en el auténtico laberinto de la conversión de las diversas monedas , tanto «del Reino de Valencia, Aragón, Barcelona y Castilla, como de los otros reinos». Incluyó esta guía en su Arithmetica practica (1604), obra mucho más amplia que pertenece al género de los manuales de «cuentas», el más importante en la época dentro de las aplicaciones prácticas de las matemáticas.

Por último, fue autor de dos libros de divulgación, en la línea de los textos renacentistas «de varia elección», aunque con claros elementos procedentes de las enciclopedias bajomedievales: El primero, Phisonomia y varios secretos de la naturaleza (1597), contiene cinco tratados sobre temas muy diversos y es también un caso de pervivencia excepcional. El segundo, Libro y tratado de los animales terrestres y volátiles (1613), por su insistencia en lo extraordinario y curioso, se ajusta en parte al fenómeno Kitsch tal como José Antonio Maravall lo ha formulado para el barroco[2].

 

Thomas Bailey Aldrich

Thomas Bailey Aldrich

(11 de noviembre, 1836, Portsmouth, New Hampshire – 19 de marzo, 1907, Boston, Massachusetts)

Fue un editor, escritor de cuentos y poeta estadounidense.

Dejó la escuela a la edad de 13 años y enseguida comenzó a trabajar en periódicos y revistas. Fue editor del The Atlantic Monthly, desde 1881 hasta 1890.

Se inspiró en su infancia para crear la novela clásica para niños titulada The Story of a Bad Boy de 1870. Usó finales sorpresa que influenciaron en el desarrollo de sus cuentos y poemas, reflejando la cultura de la Nueva Inglaterra y sus experiencias al viajar a Europa[1].

 

Vicente Risco

Vicente Risco

(Orense, 1884- id., 1963)

Escritor español en lenguas gallega y castellana. Es uno de los forjadores de la prosa gallega moderna. Fundó la revista Nos (1920), que orientó la vida cultural gallega hasta 1936. De sus ensayos sobre historia, política y cultura gallegas, cabe mencionar Teoría del nacionalismo gallego (1920), El problema político de Galicia (1930) y su Historia de Galicia (1952). De su obra narrativa en lengua gallega sobresalen las novelas El coto (1925), El puerco de pie (1928) y, en castellano, La puerta de paja (1953)[1].

 

Leyes de Manu

Leyes de Manu

El Manu Smriti (en sánscrito —también llamado Mānavá śāstra dharma y Manu Samhitā, traducido como Leyes de Manu— se considera un texto importante de la ley hindú y de la sociedad antigua de la India.

Según el texto, esas doctrinas fueron dictadas por el sabio Manu (quien en el hinduismo es el antepasado común de toda la humanidad) a los rishis que le habían pedido que los iluminara acerca de ese tema. Algunos historiadores creen que el texto fue escrito alrededor del año200 a. C., bajo el reinado de Pusyamitra Sunga, del clan Sangha, quien persiguió a los budistas y los echó de la India.

Las Leyes de Manu son uno de los 18 smritis del Dharma śāstra y es parte de la literatura shruti. Contiene 2031 (o 2648) versos, divididos en 18 capítulos, que presentan reglas y códigos de conducta que debían ser aplicados por los individuos y la sociedad[1].

 

Karl Menninger

Karl Menninger

(1893-1990)

Psiquiatra y psicoanalista norteamericano. Nacido en Topeka, Kansas, y analizado por Franz Alexander y Ruth Mack-Brunswick, Karl Menninger era hijo de un homeópata de origen berlinés casado con una mujer de religión presbiteriana, fundadora de una escuela bíblica. Junto con su hermano William, Karl desempeñó un papel importante en la historia de la implantación del psicoanálisis y la psiquiatría dinámica en el suelo americano, como presidente de la American PsychoanalytieAssociation (APsaA), y también como fundador, en 1926, en pleno corazón de los Estados Unidos, del mayor centro de formación siquiátrico-psicoanalítica del mundo, al cual le dio su nombre: la Menninger Schoolof Psychiatry. A ese centro estaban incorporados el instituto psicoanalítico de Topeka, perteneciente a la International PsychoanalyticalAssociation (IPA), y la extraordinaria Menninger Clinic, lugar de paso obligado para todos los terapeutas expulsados de Europa por el nazismo a partir de 1933. Gran reformador de la psiquiatría tradicional, Menninger se inspiraba a la vez en la experiencia berlinesa de Ernst Simmel y en la tradición suiza de Eugen Bleuler, para militar en favor de un tratamiento humanista de la locura carcelaria. Durante toda su vida libró un combate apasionado a favor de los derechos de los niños, las mujeres y todos los oprimidos, fuera cual fuere su color de piel. Finalmente, quiso cambiar de modo radical el régimen de las cárceles. Con el correr del tiempo, su célebre clínica se convírtió en la Mecade la psiquiatría y el psicoanálisis, en el laboratorio de todas las teorías y todas las terapias, desde la etnopsiquiatría hasta la Self Psychology, pasando por el Freudismo clásico: una perfecta ilustración de su compromiso internacionalista. Georges Devereux residió allí, lo mismo que Henri F. Ellenberger, quien describió el lugar de un modo literalmente idílico:
“Es difícil encontrar palabras -escribió en 1952 para expresar la perfección extraordinaria de esta organización [ … ]. Hay una multitud de médicos provenientes de todos los países, alemanes, austríacos, húngaros, suizos, holandeses, rusos, checos, no puedo saber qué más [ … ]. No se advierte ninguna huella de rivalidad entre ellos y los norteamericanos nativos [ … ]. En realidad, hay varias cosas diferentes aunque ligadas. Primero, la fundación propiamente dicha (la “kaaba” de esta Meca), una antigua casa de reposo de la que todo lo demás fue derivando poco a poco. Después el Winter Veteran Hospital, gigantesco establecimiento de mil cuatrocientos enfermos con un personal inmenso. Kilómetros y kilómetros de galerías, y al principio uno no puede ubicarse sin un guía…” En el espíritu de esta experiencia se inspiraron varias películas de Hollywood de la década de 1950 dedicadas a la expansión del psicoanálisis en los Estados Unidos: por ejemplo, Cuéntame tu vida, de Alfred Hitchcock (1899-1980), o incluso La fiebre en la sangre, de Elia Kazan[1].

Nathaniel Hawthorne

Nathaniel Hawthorne

(Salem, Massachussets 4 de julio de 1804 – 19 de mayo de 1864)

Fue un novelista y cuentista estadounidense. Es considerado figura clave en el desarrollo de la literatura norteamericana en sus orígenes.

Nathaniel Hawthorne, nacido bajo el nombre de Nathaniel Hathorne, nació el 4 de julio de 1804 en la ciudad de Salem, Massachussets. Su casa de nacimiento todavía se encuentra en pie. Su infancia fue difícil debido a la muerte de su padre (del mismo nombre, que murió en Surinam cuando Hawthorne tenía 4 años). A partir de entonces, la vida de Hawthorne se volvió compleja y al mismo tiempo fascinante, particularmente debido a su pasión por la literatura y su cercanía con el puritanismo.

Dicha cercanía con el puritanismo surge a partir de sus antepasados. Su bisabuelo, William Hathorne (la ‘w’ la añadió Nathaniel a su apellido), fue uno de los primeros colonos en establecerse en Salem.

Hasta la publicación de su primer libro Twice-Told Tales, (“Cuentos dos veces contados”), en 1837, Hawthorne escribió en total anonimato en la casa familiar. “Yo no vivía –diría más tarde– sólo soñaba que vivía.”

En 1839, Hawthorne entró a trabajar en la aduana del puerto de Boston. Contrajo matrimonio con la pintora trascendentalista Sophia Peabody en 1842. El matrimonio se trasladó a Concord, Massachusetts. Allí tuvieron de vecinos a los escritores Ralph Waldo Emerson y Henry David Thoreau.

En 1846 Hawthorne fue nombrado inspector de la aduana de Salem, pero pronto perdió su trabajo debido a cambios administrativos en Washington. En 1852 escribió la biografía de su antiguo compañero Franklin Pierce. Cuando éste ganó las elecciones, Hawthorne recibió como recompensa el nombramiento de cónsul americano en Liverpool (1853). En 1857 renunció a su cargo y viajó por Francia e Italia. Con su familia, regresó en 1860. Cayó enfermo poco después, muriendo en 1864, probablemente de cáncer de estómago, en Plymouth (Nueva Hampshire).

Nathaniel y Sophia Hawthorne tuvieron tres hijos: Una, Julian y Rose. La primera murió joven. Julian siguió los pasos de su padre como escritor, llegando a ser autor prolífico. Rose se convirtió al catolicismo y fundó las Dominican Sisters of Hawthorne, congregación que se ocupaba del cuidado de enfermos incurables de cáncer[1].

Pompeyo Gener

Pompeyo Gener

(Barcelona, 1848-1920)

 Escritor español. Doctor en Farmacia por la Universidadde Barcelona y doctorado en Medicina en París en 1878. Allí frecuentó los medios literarios y científicos y conoció a autores de la talla de Víctor Hugo, Renán, Sara Bernhardt y Berthelot, entre otros. También tomó contacto con las doctrinas positivistas de Haeckel y del darwinismo social tan en boga en aquella época en su estancia en Francia y sus diversos viajes por Europa. Ello le indujo a elaborar una teoría racista que sirviera de base a las aspiraciones del nacionalismo separatista catalán. Durante su estancia en Francia Escribió La Mort et le Diable (1880), prologado por el positivista Littré, donde no hay referencias a la raza, pero sí en Herejías. Estudios de crítica inductiva sobre asuntos españoles (1887), donde, según Gener, se defiende que los catalanes son de origen ario, europeo, mientras que los españoles del otro lado del Ebro, de lo que él denomina «La Meseta», serían seres humanos en inferioridad racial por su contacto con razas semíticas como árabes y judíos, lo que explicaría la decadencia política y literaria de España.

Pese a la importancia que tuvieron sus ideas para fundamentar bajo el racismo el nacionalismo catalán antiespañol, Gener obtuvo escaso éxito en vida. En los últimos años de su vida, ya sin dinero, hubo de vivir de un modesto empleo burocrático en Barcelona[1].

(sin título)


Yo señor, soy de Chuluapan, para servir a usted. Le recomiendo que vaya por allá si le gusta tratar con gente franca. Si les cae mal, se lo dicen en su cara y a lo mejor hasta lo matan, pero eso sí, frente a frente. Claridosos, como nosotros decimos. Los chivos, los puercos y las gallinas andan sueltos por la calle pepenando los desperdicios y nadie se los roba, porque allá no hay ladrones. Pero eso sí, como dice el dicho, encierre usted sus gallinas si no quiere que las pise mi gallo.

Juan José Arreola, en “La Feria”
No. 77, Junio 1977
Tomo XII – Año XIII
Pág. 378

Jules Renard

Pierre-Jules Renard

 (Châlons-du-Maine, Mayenne, 22 de febrero de 1864 – París, 22 de mayo de 1910)

Fue un escritor, poeta, dramaturgo, crítico literario y de teatro francés. Fue miembro dela Academia Goncourty uno de los fundadores del Mercure de France.

Hijo de François Renard y Anna-Rose Colin, en Châlons-du-Maine, Mayenne, Francia, lugar donde trabajaba su padre en la construcción del ferrocarril. Renard creció en Chitry-les-Mines, Nièvre. Tuvo tres hermanos mayores: Amélie, nacida en 1858, habría de morir a temprana edad; una segunda hija también llamada Amélie, nacida en 1859; y un tercero llamado Maurice, quien había precedido a Pierre-Jules al haber nacido en 1862. La infancia de Renard se caracterizó por ser difícil y triste («un grand silence roux» o «un gran silencio rubicundo»). A pesar de haber decidido no asistir a la prestigiosa Escuela Normal Superior (École Normale Supérieure), desarrolló un amor por la literatura, el cual eventualmente dominaría su vida. Entre 1885 y 1886 realizó servicio militar en Bourges.

El 28 de abril de 1888, Renard contrajo matrimonio con Marie Morneau. El y su esposa vivieron en la rue du Rocher, Num. 44, en París. Fue ahí donde empezó a asistir a cafés literarios y a contribuir en los periódicos parisinos. Entre sus amigos asiduos estaban Alfred Capus y Lucien Guitry. Jules Renard escribió poemas, cuentos, obras de teatro, novelas, entre las que destaca su famoso Pelo de zanahoria (Poil de carotte). Siendo candidato socialista, Renard fue elegido alcalde (maire) de Chitry el 15 de mayo de 1904 y se hizo miembro dela Academia Goncourt en octubre de 1907, gracias a Octave Mirbeau. Murió de arterioesclerosis en París el 22 de mayo de 1910.

Algunas de las obras de Jules Renard se inspiran en la campiña de la región de Nièvre. Sus personajes son irónicos y algunas veces crueles, llegando inclusive en sus Historias naturales (Histoires naturelles) a humanizar animales y embrutecer a los hombres. Era partidario del pacifismo y del anticlericalismo. Ha dejado una obra apreciada por su sencillez y por su sinceridad.

En su prólogo a Total de greguerías (1955), Ramón Gómez de la Serna citó a parte de la obra de Renard, entre otros autores, como antecedente de sus greguerías[1].

 

Gilbert Keith Chesterton

Gilbert Keith Chesterton

(Londres, 29 de mayo de 1874 – Beaconsfield, 14 de junio de 1936)

Escritor británico de inicios del siglo XX. Cultivó, entre otros géneros, el ensayo, la narración, la biografía, la lírica, el periodismo y el libro de viajes.

Se han referido a él como el «príncipe de las paradojas» []Su personaje más famoso es el Padre Brown, un sacerdote católico de apariencia ingenua cuya agudeza psicológica lo vuelve un formidable detective y que aparece en más de cincuenta historias reunidas en cinco volúmenes, publicados entre 1911 y 1935[1].

Hijo de Marie-Louise Chesterton y de Edward Chesterton, quien trabajaba en la sala de subastas Kensington.

G. K. se instruyó en dibujo y pintura en la Slade Schoolof Art y en la University College.En el año 1895 abandonó sus estudios para dedicarse al periodismo, una actividad que ya había principado en su adolescencia realizando publicaciones amateur.

En este período de su vida, confuso tanto en su futuro profesional como espiritual, Chesterton comenzó a coquetear con el mundo oculto, realizando habituales sesiones con la ouija.

Colaboró en la parte final del siglo XIX con los editores Redway y T. Fisher Unwin, y publicó sus primeros relatos en diversas revistas, entre ellas la suya, “G. K’s Weekly”.

En el año 1901 contrajo matrimonio con Frances Blogg, con quien alcanzó la estabilidad emocional que necesitaba para normalizar su primer desorden existencial.

En sus comienzos como literato solía escribir poesía, debutando con el volumen de poemas “Greybeards At Play” (1900).

Posteriormente aparecerían fenomenales ensayos críticos sobre diversas figuras literarias británicas, entre ellas las de Thomas Carlyle, William Makepeace Thackeray o Charles Dickens, y su primera novela, “El Napoleón De Notting Hill” (1904), libro de incisiva observación política y crítica social abordada con inteligente sentido del humor. 

Después publicó títulos importantes como “El Club De Los Negocios Raros” (1905), el libro de intriga policial y alegoría cristiana “El Hombre Que Fue Jueves” (1908), “Manalive” (1912) o “La Taberna Errante” (1914).

Su trascendencia internacional, al margen de sus excelentes libros de ensayo, se basó en la escritura de novelas y relatos que manifestaban su habilidad en el manejo lingüístico, en el empleo de una comicidad perspicaz, y en la imaginación para la creación de tramas de corte detectivesco, perviviendo en muchas de ellas un carácter crítico y un sentido alegórico.

Sus relatos protagonizados por el Padre Brown le otorgaron fama mundial. Este personaje fue creado en base a su amistad con el padre John O’Connor, al que Chesterton conoció a comienzos del siglo XX.

Los ideales vitales de O’Connor causaron una fuerte impresión en el ánimo intelectual de G. K., quien en 1909 había abandonado el bullicio londinense para residir en un lugar más tranquilo como Beaconsfield.

Los títulos de los libros con las peripecias del popular sacerdote detective son “El Candor Del Padre Brown” (1911), “La Sabiduría DelPadre Brown” (1914), “La Incredulidad DelPadre Brown” (1926), “El Secreto Del Padre Brown” (1927) y “El Escándalo Del Padre Brown” (1935).

Chesterton era un lúcido pensador sobre la realidad política y social que le circundaba con defensa de la sencillez de los primigenios valores cristianos, fundando en el año 1911 una publicación con el también escritor británico de origen francés Hilarie Belloc.

Trasla Primera GuerraMundial se instaló en el distributismo, que demandaba una mejor distribución de la riqueza y la propiedad.

Sus ideas chocaron con otros importantes intelectuales del momento, como H. G. Wells o George Bernard Shaw.

En 1922, el anglicano G. K. Chesterton terminó convirtiéndose al catolicismo, llegando a redactar biografías de San Francisco de Asís y Santo Tomás de Aquino.

G. K. Chesterton, uno de los autores más admirados por el escritor argentino Jorge Luis Borges, murió el 14 de junio de 1936 en Beaconsfield. El mismo año de su fallecimiento, acaecido cuanto tenía 62 años, apareció su “Autobiografía” (1936)[2].

 

Las mil y una noches

Las mil y una noches

(literalmente ‘mil noches y una noche’)

Es una célebre recopilación de cuentos árabes del Oriente Medio medieval que utiliza la técnica del relato enmarcado o mise en abyme. El núcleo de estas historias está formado por un antiguo libro persa llamado Hazâr afsâna (‘los mil mitos’, en persa). El compilador y traductor de estas historias al árabe es, supuestamente, el cuentista Abu abd-Allah Muhammed el-Gahshigar, que vivió en el siglo IX. La historia principal sobre Scheherezade, que sirve de marco a los demás relatos, parece haber sido agregada en el siglo XIV. La primera compilación arábiga moderna, elaborada con materiales egipcios, se publicó en El Cairo en 1835.

Causó gran impacto en Occidente en el siglo XIX, una época en que las metrópolis impulsaban las expediciones e investigaciones geográficas y de culturas exóticas. Aunque Las mil y una noches se tradujeron por primera vez en 1704, esa primera versión al francés, de Antoine Galland, era una adaptación, un texto expurgado de los adulterios y hechos de sangre que abundan en el libro. Una de las traducciones que alcanzó popularidad fue la de Richard Francis Burton, diplomático, militar, explorador y erudito de la cultura africana.

Compuesto por tres grupos de relatos, el libro describe de forma fantástica y algo distorsionadala India, Persia, Siria, China y Egipto. Hacia el año 899, los relatos, transmitidos oralmente, habían sido agrupados en ciclos. Se cree que muchas de las historias fueron recogidas originariamente de la tradición de Persia (hoy en día Irán), Irak, Afganistán, Tajikistán y Uzbekistán y compiladas más adelante, incluyendo historias de Son relatos que surgen uno del otro, es decir, al contarse uno de repente surge otro y ese otro crea otro cuento hasta que termina el primero, como cajas encerradas en otras cajas. En el primero, se cuenta que el sultán Shahriar descubre que su mujer lo traiciona y la mata. Creyendo que todas las mujeres son igual de infieles ordena a su visir conseguirle una esposa cada día, alguna hija de sus cortesanos, y después ordenaría matarla en la mañana. Este horrible designio es quebrado por Sherezade, hija del visir. Ella trama un plan y lo lleva a cabo: se ofrece como esposa del sultán y la primera noche logra sorprender al rey contándole un cuento. El sultán se entusiasma con el cuento, pero la muchacha interrumpe el relato antes del alba y promete el final para la noche siguiente. Así, durante mil noches. Al final, ella da a luz a tres hijos y después de mil noches y una, el sultán conmuta la pena y viven felices (con lo que se cierra la primera historia, la de la propia Sherezade).

Las historias son muy diferentes, incluyen cuentos, historias de amor o tanto trágicas como cómicas, poemas, parodias y leyendas religiosas musulmanas. Algunas de las historias más famosas de Sherezade circulan en la cultura occidental traducidas como Aladino y la lámpara maravillosa, Simbad el marino y Alí Babá y los cuarenta ladrones; sin embargo, Aladino y Alí Babá fueron añadidos a la compilación en el siglo XVIII por Antoine Galland, quien las escuchó de forma oral de un cuentista de Alepo en Siria. En muchas historias se representa a genios, espíritus fantásticos, magos y lugares legendarios que son mezclados con personas y lugares reales; el histórico califa Harun al-Raschid es un protagonista usual. A veces algún personaje en los cuentos de Sherezade comienza a contarle a otros personajes una historia propia, y esa historia puede incluir otra historia dentro de ella, lo que resulta en una textura narrativa jerárquica[1].

 

Censo difícil


La sociedad de Investigaciones Metafísicas de Inglaterra ha formado hace poco un censo de los fantasmas cuya aparición “está demostrada por declaraciones de testigos”. Incluye 457 espíritus de ambos sexos, con la indicación de la fecha, el tiempo y el lugar en que fueron vistos. Un censo análogo se realizó en 1933. Entonces se registraron tan sólo 404 fantasmas.

Revista “Tiempo”
No. 73, Julio-Septiembre 1976
Tomo XI – Año XII
Pág. 798

Libertad

Creció con la obsesión de ser por siempre libre. Nunca quiso comprender que los seres humanos nacemos sin conocer la verdadera libertad; así probó todos los oficios; recorrió todos los caminos, buscando la libertad ansiada.

Intentó volverse gota de rocío, pero luego sería nube, después lluvia y en el mar quedaría prisionera. Se arrepintió de querer ser viento, cuando supo que estaría unida siempre a los huracanes; si se convertía en pájaro, perdería la libertad dentro de una jaula dorada.

Tomó la decisión de convertirse en Mariposa; fue tan fuerte su deseo que le salieron alas multicolores y bellas; entonces se sintió dueña de sí misma, y volando de flor en flor se sentía, al fin, libre…

Más, no se acordó de los coleccionistas, y un día sus alas toparon con una pared. Cuando estaba ya moribunda, preparada para una vitrina del Museo de Ciencias Naturales, comprendió.

Salvador Herrera García
No. 73, Julio-Septiembre 1976
Tomo XI – Año XII
Pág. 793

La mano izquierda

Ayer me levanté temprano. Sabes que ni siquiera pude dormir bien. Quise ver el reloj. Creo que eran las cinco. Desayuné. Después de todo, eso nada tiene que ver con el Concierto Pianoforte de Beethoven o con el Dueto de la Creación de Haydn.

Mi perro, tu los conoces muy bien, casi chocaba su aliento con el mío. El tiempo avanzaba. Sabes lo que le temo a eso y mi cuerpo lo sintió.

Estaba solo. Vinculado a la vida del perro. Él quiso olvidarme. No lo hizo. El piano negro se lo impidió. Sentí deseos de tocarlo…

Sabes lo mal que me siento cuando toco ante el público. Recuerdo que hubiera sido mejor dedicarme a la composición o a la armonía. Pero el público me emocionaba. Mi madre dice que soy sensible. Solamente recuerda el día en que ingresé al conservatorio: Eugenio Morán… extraña capacidad (y luego, más adelante) genio musical.

Traté de mirar al piano todo el tiempo. Casi podía oír ¡qué extraño! La Sinfonía Patética. Era un sonido soberbio. Y pensé: así tocaré esta noche…

Bajé la cabeza y vi mis brazos apoyados en las piernas. Los levanté un poco. Mi mano derecha quedó colgando en el vacío. Miré la mano izquierda. ¿Sabes?, casi había llegado a olvidar que me la habían amputado.

Rosa Laura Montoya
No. 73, Julio-Septiembre 1976
Tomo XI – Año XII
Pág. 789

La última camiseta


Pertenezco al género confesional. Soy un hombre que siempre busca confidente. Muchas veces a una persona que acabó de conocer le arrojo el tonelaje como un camión de volteo. Quiero morir sin que haya quedado oculta una sola de mis acciones. Entre sacerdotes de la infancia y médicos de la juventud, y amigos y amigas de todas las épocas, está mi vida hasta en lo más vergonzoso. Todavía me queda esta última camiseta… hasta el hueso, pues.

Juan José Arreola
No. 73, Julio-Septiembre 1976
Tomo XI – Año XII
Pág. 784