París


Hijo de Hécuba y de Príamo, me crié libre y fuerte en una montaña. Todos hablaron de mi hermosura y por ella, viejas locas me persiguieron más de una vez.

…Cierto día fui llamado como juez para un concurso de belleza como los que se hacen la playa de Miami. Mi palabra decidía y era la última.

Mucho tengo que agradecerle a Venus que, en realidad, no me trajo sino conflictos. Me dio a Helena, famosa en toda Grecia por su hermosura. No pude gozarla mucho porque pronto vino a provocar mi rapto la famosa guerra de Troya de la que tanto han hablado los historiadores. Siempre pensé que armaron demasiado escándalo por una cosa tan pequeña. Luchamos lo indecible para que después de nueve años de continuos combates, ya Helena estuviera jamona.

Neftalí Beltrán
No. 99, Julio-Agosto 1986
Tomo XV – Año XXII
Pág. 491

Anuncios

El espectro

Igual que en la sesión. No puedo moverme, abrir los ojos o emitir sonido alguno. Me intimida la oscuridad. Me aterroriza hasta la muerte la cercanía de ese espantoso espectro blanco que me ha seguido hasta aquí… junto a la cama. Lo adivino, está ahí, acechándome; y no voy a permitir que se me acerque. ¡Moriría en un estallido de elementos!

Escucho voces lejanas de alguna dimensión sin sonidos. Penetran como zumbidos sordos por mis pabellones auditivos y estallan en mi cerebro.

El espectro intenta aprovecharse de mi cuerpo aletargado, pero me resisto a su maligna cercanía. Adivino que se acerca; ya está aquí. Me hace daño, me duele la piel, los pulmones, el corazón… siento en contacto sobrenatural.

Abro instantáneamente los ojos. ¡Impenetrable oscuridad en la que sólo la mancha blanca destaca amargadoramente sobre mí! Quiero gritar pero mis músculos vocales se niegan a obedecer las órdenes de un cerebro dormido.

Un líquido pegajoso me inunda. Se escurre voluptuosamente sobre mi vientre, entre mis muslos, suavemente. Impregna mi piel, me envuelve… Una lascivia incontrolable dilata mis fluidos.

¡Estas malditas sesiones me impresionaron demasiado! Esto es sólo un sueño, estoy delirando…

Cada partícula en mí es sensible, receptiva, atómica. No siento frío en mis manos, ni lágrimas en mis sienes… no quiero despertar.

Hago un esfuerzo superior y abro mis ojos levemente. ¡Este espectro me envuelve con su materia fantasmagoral! Le admito, me entrego, mi cuerpo se estremece en espasmos agónicos… ¡Grito con todas las fuerzas que aún subsisten en mí!

Una gran fuerza me arroja violentamente fuera de la cama. Se enciende la luz. Mi madre se acerca a mí. Escucho su voz, humana, clara: —¿Qué te sucede?

Me dolía la nariz. Me estrellé en el suelo, boca abajo. ¡Qué bueno estar en este mundo!

Elizabeth Curiel Acosta
No. 99, Julio-Agosto 1986
Tomo XV – Año XXII
Pág. 487

Duermevela


Un cuerpo claro se desplaza limpiamente en el cielo. Usted enciende sus motores y despega vertical. Ya en plena aceleración, corrige su trayectoria y se acopla con ella en el perigeo.

Hizo un cálculo perfecto. Se trata de un cuerpo de mujer que sigue como casi todas una órbita elíptica.

En el momento preciso en que los dos van a llegar a su apogeo, suena el despertadr con retraso. ¿Qué hacer?

¿Desayunar a toda velocidad y olvidarla para siempre en la oficina? ¿O quedarse en la cama con riesgo de perder el empleo para intentar un segundo lanzamiento y cumplir su misión en el espacio?

Conteste con toda sinceridad. Si acierta le enviamos a vuelta de correo y sin costo alguno, la reproducción del cuadro que Marc Chagall ha pintado especialmente a todo color para los lectores interesados en el tema.

Juan José Arreola
No. 99, Julio-Agosto 1986
Tomo XV – Año XXII
Pág. 485