Ángeles infernales


Los jóvenes motociclistas, injertos de las máquinas y fieras, demuestran en la práctica que ningún adelanto tecnológico será capaz de lograr la evolución final del antropoide. Los manubrios de la motocicleta le sirven de rienda en la carrera y de apoyo en sus fatigas existenciales. Dinámicos legionarios del aburrimiento citadino, se deslizan en el asfalto para exhibir sin recato el poderío de sus juventudes breves.

Carlos Valdés
No. 73, Julio-Septiembre 1976
Tomo XI – Año XII
Pág. 735

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s