Poeta maldito


Mi madre me negó su ternura; la juventud, la alegría; la guerra, el heroísmo; el hombre, la amistad, la tierra me negó sus frutos; el psicoanálisis, la cordura; la morfina, el olvido; el pecado me negó su dulzura. Fui el último poeta maldito, hoy entré en la burocracia.

Carlos Valdés
No. 73, Julio-Septiembre 1976
Tomo XI – Año XII
Pág. 754

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s