La gran ejecución


Faltaba ya poco para que se concretara la que sería “La Fiesta del Siglo”.

Sobre un monstruoso escenario al aire libre de miles de kilómetros cuadrados— actuarían al unísono centenares y centenares de grupos de música moderna.

Las juventudes fanáticas del pop y el rock, ya acudían al lugar desde todos los rincones del mundo.

Los técnicos avasallados por cables y enchufes, ultimaban al pandemonio de los complejísimos equipos electrónicos.

Nadie sabía que el promotor y organizador de aquel magno acontecimiento amaba enloquecidamente a Mozart, a Vivaldi, a Brahms, y que —además—era un verdugo experto en electrocuciones en cadena.

Héctor Sandro
No. 94, Septiembre-Octubre 1985
Tomo XIV – Año XXI
Pág. 780

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s