Burgués

…Aquel hombre había logrado convencerme: el único medio de terminar con la burguesía es la vía armada. Así que hube tomado el revólver, comencé a buscar a un burgués con el cual hacer un ensayo de exterminio.

…Cuando le apunté me temblaron las manos. Un sudor helado me recorrió la frente casi con tanta lentitud como el paso de aquellos segundos tan largos, que luego la gente había de decir: “si fue cosa de un segundo”, mientras me quitaban el revólver de la mano inerte, misma con la que había escrito “no se culpe a nadie de mi muerte”.

Ariel Lemarroy
No. 74, Octubre-Diciembre 1976
Tomo XII – Año XII
Pág. 57

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s