Remedio


A la corte del tigre, señor de las selvas, legaron algunos animales sabios huidos de un circo ambulante.

Las costumbres de la corte eran crueles. El zorro, cortesano del tigre, quiso alarmar a éste:

—Quizás las costumbres de la corte lastimarán la sensibilidad de los animales sabios…

—Tenés razón —respondió el tigre—. Es necesario impedir que les ocurra esto a los animales sabios.

Y los expulsó de la selva.

Álvaro Yunque
No. 34, Marzo 1969
Tomo VI – Año IV
Pág. 159

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s