Daguerrotipo

Informo que las cosas han cambiado, o que, por lo menos, pueden ser diferentes.

Todos hemos visto al diablo, vagabundo menesteroso, como una sombra harapienta y derrengada, de silueta lastimera y pasos temerosos, junto a los basureros, o por las alcantarillas, conviviendo con las ratas y mezclado con los detritus. Lo hemos encontrado compartiendo la pitanza con las moscas y las cucarachas, y nos hemos reído con sus artes anacrónicas, ya superadas y con mucho, por cualquier aprendiz de prestidigitador en las carpas de los barrios paupérrimos. Lo hemos hecho girar, a la manera de un trompo, tratando de cogerse la cola con los dientes y lo hemos desaguado por todas las letrinas.

Pero, informa, las cosas no continuarán así, alguien ha logrado unir al mejor de los hombres con el más perfecto de los ángeles y de esas insólitas nupcias, resultará el maligno que nos corresponde.

Los envejecidos miembros de la decadente monarquía infernal, lo saben y, en favor del nuevo amo, ya se preparan para labores domésticas y serviles, que no los humillará tanto como su condición actual y sí, los premiará con el espectáculo del humano amenazado.

Olga Arias
No. 38, Septiembre-Octubre 1969
Tomo VI – Año V
Pág. 623

Una respuesta a “Daguerrotipo

  1. Gran poeta Olga Arias, tuve el privilegio de que medicara este poema que aquí les comparto :

    De la Poeta Olga Arias para Yolanda Hernández, dedicado y publicado en el Sol de Durango en agosto de 1977, y entregado a la Pintora enmarcado y firmado en pergamino.

    EL LA GALERÍA

    Para Yolanda Hernández

    Ventanas hacia el espíritu
    y de los colores del ensueño,
    tus cuadros,
    líneas que son, música antigua,
    Irisación y soledumbre,
    Ideogramas enigmáticos
    de espejos,
    que se miran
    y recuerdan
    mundos interiores,
    seres misteriosos
    por rumbos de un triste encanto,
    pálpito de horas
    gemelas del silencio,
    cual nostalgia,
    frente al vacío
    donde secáronse los pájaros.
    Tus cuadros,
    en los que habitas
    pura y pálida,
    dulce y suave,
    como tus ilusiones antiquísimas,
    que no amarillecen,
    aunque sean
    la rosa desprendida del rosal.

    Olga Arias.

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s