Tercer grado

La luz daba de lleno en sus ojos, el sonido sibilante, ominoso, se clavaba profundamente en su cerebro, el sabor salobre de la sangre y el lacerante dolor casi lo desmayan. —Mentalmente se repetía: No debo hablar… no lo haré, …no debo hablar… no. —El sudor bañaba su cara… sus manos se crispaban y…
—¡Basta!… ¡basta!… ¡ayyy!…
—Le pedí que no hablara —dijo el dentista dejando el taladro— seguiremos después…
Bajo la mirada severa, salió avergonzado y tembloroso del consultorio.

Francisco Moncayo Ruiz
No. 38, Septiembre-Octubre 1969
Tomo VI – Año V
Pág. 650

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s