Extraña coincidencia

La muerte consulta su calendario y sale en busca de “F”, quien se pasea melancólicamente por el malecón triste y solitario. Cuando la muerte va a asestar el golpe mortal, tropieza, y su guadaña cae al mar. “F” voltea rápidamente, y reconociendo a la muerte, le dice: “Concédeme un deseo si rescato tu guadaña”. La muerte acepta y “F” se lanza al agua. Al poco tiempo sale a la superficie y entrega el instrumento de trabajo a la muerte. Esta le dice: “Y bien, ¿cuál es tu deseo?”. “Morir”, contesta “F” y se hunde para siempre.

Efraín Astudillo Ávila
No. 38, Septiembre-Octubre 1969
Tomo VI – Año V
Pág. 657

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s