Insomnio

Padecía espantoso insomnio. Muchas y largas noches había pasado sin poder dormir. Infinitas noches de vigilia lo habían demacrado tanto que su cara tenía la palidez de la cera. ¡Por fin un médico logró hacerle conciliar el sueño! Y cuando logró dormir tuvo un sueño que le hizo despertar sobresaltado: ¡había estado soñando que se dormía y ya no despertaba jamás!

Ricardo Fuentes Zapata
No. 38, Septiembre-Octubre 1969
Tomo VI – Año V
Pág. 682

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s