Génesis

No importa lo que el piadoso escriba haya decidido plasmar en la versión definitiva del libro de la creación, lo cierto es que Dios se vio obligado a descansar el séptimo día porque estaba al borde del colapso después de haber accedido ingenuamente a hacer de juez en la querella primigenia Lilith vs. Eva.

María Luisa Escobar
No. 118, Abril-Junio 1991
Tomo XX – Año XXVIII
Pág. 131

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s