El terror de las Galias

—Veni, vidi, vici —clamó él mirando con orgullo el mundo de sus conquistas militares.

—¡Que vengas a cenar, Julio César! —ordenó ella.

Él bajó la cabeza y solamente balbuceó: “Sí, Cleopatra”.

Teodoro Couttolenc Molina
No. 118, Abril-Junio 1991
Tomo XX – Año XXVIII
Pág. 171

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s