El día que el crimen apareció en Pinkhills

“Sherif en Pinkhills, ¡vaya oficio más aburrido”, gruñó Brent para sus adentros. “Aquí nunca ha pasado nada, ningún crimen qué perseguir…”

La mano que sostenía la navaja de afeitar dejó de hacer su rítmico movimiento en la mejilla. Se miró al espejo. No se reconoció en esa mirada. En su cabeza, como cuando llega la noche, se instaló un pensamiento macabro.

Jesús Cabral
No. 118, Abril-Junio 1991
Tomo XX – Año XXVIII
Pág. 192

Anuncios

7 Respuestas a “El día que el crimen apareció en Pinkhills

  1. Paseaba en la FIL-Guadalajara hace ya muchos años y al acercarme a un estante con muchos números de la Revista el Cuento, recordé que pocos aos atrás había enviado una minificción de la que nunca había sabido si fue o no publicada. Tomé una revista del estante, al azar, y cual no sería mi sorpresa al ver ahi mi cuento publicado. El único cuento que he escrito en mi vida. Los editores comentaron ahi que inicialmente habían quedado con dudas y decidieron no publicarlo, pero en el último minuto reconocieron que en realidad no habían entendido su sutileza, asi que decidieron publicarlo dejando a los lectores el veredicto final, es decir si ganaba o no el premio que cada número otorgaban al cuento breve elegido como el mejor del mes. No fue asi pero la satisfacción de verlo publicado fue suficiente para mi.

    Jesús Cabral

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s