Analogía

No deja de tener fundamento el comentario de que algunas mujeres son unas fieras.

Se despiertan hambrientas y con la melena alborotada.

Pasan el día gruñendo.

Y por las noches sacan filo a sus garras mientras vigilan la llegada del enemigo.

Elsa Levy de Ramos
No. 118, Abril-Junio 1991
Tomo XX – Año XXVIII
Pág. 219

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s