Inversamente proporcional


Un señor utiliza sus energías en coleccionar objetos. Otro decide eliminar los que tiene. Cuando no le quedan objetos materiales, comienza a eliminar movimientos, ideas, recuerdos, sentimientos, que considera innecesarios. Llega a una inamovilidad completa. El coleccionista los recoge para colocarlos en un gran armario entre sus otros objetos.

Alexandro Jodorowsky
No. 29, Abril 1968
Tomo V – Año IV
Pág. 385

Anuncios

Zadig


Una niña muy rica había dado palabra de casamiento a dos magos, y, después de haber recibido durante algunos meses instrucciones de uno y otro, se sintió encinta. Ambos pretendían casarse con ella. “Aceptaré por marido, dijo, al que me ha puesto en condiciones de dar un ciudadano al imperio”.

—Soy yo quien ha tenido esa suerte, dijo el otro.

—Pues bien, contestó ella, reconoceré como padre del niño al que pueda darle una mejor educación.

Y tuvo un hijo. Cada un de los magos quería educarle. La causa fue llevada ante Zadig. Éste convoca a los dos magos.

—¿Qué le enseñarías a tu alumno?, le dijo al primero.

—Yo le enseñaría, respondió, las ocho partes de la oración, la dialéctica, la astrología, la demonomanía, lo que es la substancia y el accidente, lo abstracto y lo concreto, las mónadas y la armonía preestablecida.

—Yo, confió el segundo, trataría de hacer de él un hombre justo y digno de tener amigos.

Zadig sentenció:

—Seas o no su padre, te casarás con la madre.

Voltaire
No. 29, Abril 1968
Tomo V – Año IV
Pág. 383

Jauja


Ferécrates (A. c. 438) describe una Jauja que parece estar bajo tierra. Entre los muchos manjares con los que la gente se agasaja ahí hay “tordos asados, preparados como fiambre”, que “volaban alrededor de nuestras bocas rogándonos que los comiéramos”.

Howard Rollin Patch
No. 29, Abril 1968
Tomo V – Año IV
Pág. 378

Periódico duro


Es un diario normal que pesa una vez y media lo que pesa el lector, que no se descompagina y no se dobla sino que pliega en dos o cuatro al sujeto que lo lee.

Es tan pesado que los empleados no podrán llevarlo a la oficina para hacer palomas.

Una vez leído el único bloque, el lector se dobla en dos, luego en cuatro, se introduce en un hueco que el periódico tiene detrás y se duerme con la sensación de estar protegido de las noticias terroríficas que termina de leer.

Los combates por la prensa, en lugar de hacerse con tinta, se harán directamente a diariazos.

Alexandro Jodorowsky
No. 29, Abril 1968
Tomo V – Año IV
Pág. 377