Mal parto


Martes 3 de noviembre, malparió la virreina de sobresalto de haber oído tocar a la una de la noche el lunes a fuego en la catedral, por haber prendido en unos jacales de sobre una azotea de los bodegones. Era hijo.

Diario de D. Gregorio de Guijo. Año de 1654
No. 29, Abril 1968
Tomo V – Año IV
Pág. 403

Anuncios

Harem mágico


El lugar es bello y espacioso, no lo hay mejor en todo el mundo; y está todo rodeado por una muralla de oro y azur. Tiene también toda suerte de aves que cantan alegremente, la corriente que lo rodea no se puede pasar sino volando y fluye sobre un lecho de muchas piedras preciosas; hay toda clase de frutos, especias y flores; en el centro hay una fuente que corre en un canal de plata y cristal sobre arena de oro y hermoso árbol rojo del amor está siempre florido… cuando una virgen cruza el riachuelo que brota de la fuente, las aguas son claras, pero se vuelven lodosas para la esposa del Emir, a la que arrojan al fuego. Sin embargo, el Emir hace que sus doncellas pasen bajo el árbol, y aquella sobre la cual cae un capullo se convierte en su dama para el año siguiente.

De Floire y Blancefor, traslado de Howard Rollin Patch
No. 29, Abril 1968
Tomo V – Año IV
Pág. 402

Samuel Butler

   Samuel Butler

(Langar Rectory, 1835 – Londres, 1902)

Escritor filosófico, humorista y novelista inglés que cultivó asimismo la pintura, la música y las ciencias biológicas. Inclinado a los estudios religiosos por tradición familiar, luego de una crisis interior se dedicó, entre 1860 y 1864, a la cría de ovejas en Nueva Zelanda.

Al regresar a Londres, las exhortaciones de su amiga espiritual Mary Anne Savage (la “Alethea” de The Way of All Flesh) le indujeron a escribir libros (casi todos ellos publicados por su propia cuenta), en los que satirizó duramente las tradiciones religiosas y los conformismos morales de la sociedad victoriana (Erewhon y Retorno a Erewhon), así como también los sistemas educativos de que él mismo había sido víctima.

Su obra más conocida y sin duda excelente es la gran novela The Way of All Flesh (literalmente “el camino de toda carne”, pero en realidad una frase hecha de la Inglaterra decimonónica que significaba el tributo que se paga a la muerte), que no se atrevió a publicar y se editó póstumamente, por expreso deseo suyo, en 1903. Escrita llevando al límite todos los recursos realistas en la composición y caracterización de personajes, esta obra es un vasto y cruel fresco de un hogar victoriano de cuatro generaciones de la familia Pontifex, con sus ramificaciones económicas, religiosas y familiares. Fue, por ello, modelo de parte de la narrativa de fin de siglo, centrada en el cuestionamiento de la figura paterna como sede del poder autoritario[1].