La que discierne


A la cabeza del puente Kinvad, el puente sagrado construido por Mazda, piden para sus espíritus y almas la recompensa por los bienes mundanos a que renunciaron aquí abajo.

Luego viene la bien formada, vigorosa y alta doncella, con los perros a sus lados, la que puede discernir, la que tiene donaire, la que hace lo que quiere y posee elevado entendimiento.

Hace ascender el alma del justo sobre el Haranerezati; encima del puente Kinvad la coloca en presencia de los mismos dioses celestiales.

En el Zend-Avesta
No. 29, Abril 1968
Tomo V – Año IV
Pág. 460

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s