Enríquez


Veo claramente que es destino mío
ser ahorcado o casado —LOPE DE VEGA

—Hace un año —le dijo el capitán— que os tengo encargado que me suceda otro. Me caso con una viuda rica de Córdoba y renuncio al estoque de bandolero por la vara de corregidor.

Abrió el cofre; era el tesoro a repartir: vasos sagrados, onzas de oro, una lluvia de perlas y un río de diamantes, todo revuelto.

—Para ti, Enríquez, los zarcillos y la sortija del marqués de Aroca. ¡Para ti, que lo mataste de un disparo de carabina en su silla de posta!

Enríquez colocó en su dedo el topacio ensangrentado y colgó de sus orejas las amatistas talladas en forma de gotas de sangre.

¡Tal fue la suerte de aquellos zarcillos con que se había adornado la duquesa de Medinaceli y que, pasado un mes, Enríquez dio a cambio de un beso a la hija del alcaide de la cárcel!

¡Tal fue la suerte de aquella sortija que un hidalgo había comprado a un emir, al precio de una yegua blanca, y con la que Enríquez pagó un vaso de aguardiente unos minutos antes de ser ahorcado!

Aloysius Bertrand
No. 30, Mayo 1968
Tomo V – Año V
Pág. 537

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s