Henri Pierre Cami

Pierre-Henri Cami

(1884-1958)

Es uno de los grandes maestros del humor contemporáneo, completamente desconocido para las nuevas generaciones hispanoparlantes. Destacó como actor, periodista ilustrador, dibujante humorístico; fue muy apreciado por los surrealistas y admirado por Jacques Prévert, Roland Topor y Charles Chaplin, entre otros muchos.

Maestro del calambour, dominaba los juegos de palabras y el absurdo era el verdadero protagonista de sus obras. Tan amante de los sinsentidos, como los Hermanos Marx o Segar, es el creador de un estilo humorístico surrealista que veremos después en muchos autores franceses, como Jacques Prévert, Eugène Ionesco, o Pierre Desproges.

Vida y obra

Pierre-Henri Cami nació en Pau, Francia, en 1884. Después de haber tratado de hacerse torero, se ve atraído por el teatro. En 1903 debuta en el Odeón y en el Teatro Mondain. Pero como la profesión no le satisface, funda en julio de 1910 un semanario llamado “El pequeño coche fúnebre ilustrado”, revista humorística de pompas fúnebres.

En 1911 comienza a colaborar en el Journal, diario en el que se quedará hasta 1934. Su firma pasa a ser habitual de otros semanarios franceses como le Petit Parisien, l’Excelsior,y Paris-Soir, entre otros.

En 1913 publica su primera colección de relatos que él denomina sus fantasías. Entre otras muchas destacan “Para leer bajo la ducha”, “El hombre con la cabeza de alfiler”, “La familia Rikiki”, “Vendetta (venganza), una aventura corsa”, o “Caperucita verde”, versión impertinente del cuento de Perrault. Pronto publica también, novelas humorísticas que ilustra: “Los misterios del bosque”, “El buzo de la Torre Eiffel”, “El juicio final”.

A partir de 1933 crea en L’illustration, la sección “la semana cámica”, donde los lectores publicaban sus dibujos, burlándose de toda la actualidad. Inmediatamente la sección se convierte en un éxito y Cami se consagra como autor de humor. Hasta 1940 escribe letras de canciones, piezas teatrales para revistas, guiones de películas, y emisiones radiofónicas. Pero su éxito termina al estallar la Segunda Guerra Mundial. Durante la ocupación alemana se retira a Pau y no se muestra más en público.

Fundador de La Academia del Humor, recibirá el Gran Premio del Humor Internacional en 1953, sin volver nunca a tener éxito. Cami muere, a los 74 años, en 1958 en su casa de París, completamente olvidado.

Algunas de sus obras fueron traducidas al español, destacando “Memorias del padre eterno”, una humorística visión donde se plantea la posibilidad de que el Creador escribiera sus aciertos y desaciertos. “El juicio final” también es una deliciosa obra que describe que pasaría a la hora de rendirle cuentas al Creador, ¡hilarante!, y por último “Los Falarios”, una visión absurda de la sociedad francesa de principios de siglo XX.

Muchos han bebido de la fuente de Cami, pero sin duda el alumno más avezado fue Boris Vian, ya que ese humor absurdo se lee en su obra (Lobo Hombre en Paris, La hierba Roja, La espuma de los días, El arranca corazones y Hormigas, entre otros)[1].

Anuncios

2 Respuestas a “Henri Pierre Cami

  1. Es imperdonable el olvido al que ha sido relegado el recuerdo, la memoria literaria y todo el acervo cultural que nos obsequiara Pierre Henri Cami. El insuperable como olvidado Cami, entiendo si en algunos países flemáticos son insensibles o indiferentes al fino sentido del humor de Cami, pero el hecho de que yo no encuentre reimpresiones de sus libros en las librerías de postín, solo habla mal del Ministerio de Cultura (?) Francés que permite este destierro inmerecido e inexplicable indiferencia hacia sus obras y memoria. Le roban a las nuevas generaciones, tan necesitadas de un oasis donde abrevar un sorbo de ese buen sentido del humor , tn necesario en estos tiempos de tensión permanente y de crisis emocional globalizada como resultado del secuestros e la paz en manos de bastardos que asesinan inocentes en función de una ideología desmañanada. Este terror que hoy viven muchos países, podría ser un poco más ligero si encontaran otras alternativas para encausar el vacío que les congoja.

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s