Trivial


Me levanto poco antes del amanecer, después de una noche bastante buena; un viento bastante fuerte ahuyenta las nubes bajas; cielo de pizarra; no hay ni un rayo, ni una sonrisa del cielo a la tierra; árboles desnudos; enormes vuelos giratorios de chovas y de cornejas por encima de la avenida y del patio de la granja. Admirable unanimidad de todos los elementos del paisaje; iba a decir: sinfonía. En su género, no puedo imaginarme nada más bonito. Se hubiera dicho un cuadro pintado por una artista con un sentido extraordinariamente sutil y agudo de las conveniencias. Y no sobra nada. Un poco después, los tonos se reanimaron; la sinfonía se complicó; el hechizo quedó roto. Ya no era más que un trivial paisaje de invierno.

André Gide
No. 30, Mayo 1968
Tomo V – Año V
Pág. 556

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s