Reflejo

Prav, entra al cuarto de baño. Se enfrenta al espejo.

Observa largo tiempo el reflejo de su imagen.

Saca de un costado de su cintura el revólver.

Apunta al espejo. Dispara. El cristal no se rompe, sólo despide fragmentos de piel, sangre, esquirlas de hueso.

Felipe Guadarrama Barragán
No. 93, Mayo-Junio 1985
Tomo XVI – Año XX
Pág. 668

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s