Salidas infantiles

32 top

En casa de los Van Rysselberghe, se citaban salidas infantiles. Aunque las “frases de niños” me fastidian por lo general, consigno aquí las que me parecieron mejores.

El pequeño Bonnier a quien le preguntaron qué hacía en clase:

—Esperar que salgamos.

Tratan de que Francis Y. se compadezca de los padecimientos de Cristo en la Cruz y se indigne contra los miserables que lo han clavado en ella. El chico mira al crucifijo de la pared y dice:

—Tenían que clavarlo para que se mantuviera así.

Cito al pequeño Gérard, quien, cuando le daban una zurra, decía llorando:

—¡Es una pena!

Entre las frases más bonitas, está la de la pequeña Elizabeth, la hija de Théo Van Rysselberge. Un día se hizo un corte y, aterrada al ver correr su sangre, corrió hacia sus padres gritando:

—¡Estoy perdiendo toda mi salsa!

Cuando se le enseñaba a leer, se ayudaba a su memoria por todos los medios. Se le decía que, con A, se hace Alicia; con B, Berta; con T, Théo, etc.

Cuando al día siguiente, le hicieron repetir las letras, le preguntaron: “¿Y con T?” A lo que la niña contestó enseguida: “Con T se hace papá”.

Esta otra frase, del pequeño Claude Laurens. En una merienda de niños, en la que se preguntaba a cada cual qué desearía hacer de mayor, se le oye en esto declarar: “Yo, me casaré con una mujer fea”. Y ante el estupor general añade: “Para hacer reír a mis amigos”.

André Gide
No. 32, Septiembre 1968
Tomo V – Año V
Pág. 766

Anuncios

El zorro y el tigre

32 top
Andando de cacería, el tigre cazó al astuto zorro.

—A mí no puedes devorarme —arguyó el zorro— porque el Emperador del Cielo me ha nombrado rey de los animales. Si no me lo crees, acompáñame; pronto verás como todos los demás animales huyen en cuanto me ven.

El tigre accedió y confirmó lo que aseguraba el zorro: en cuanto los demás animales los veían aparecer, huían despavoridos.

Fábula china
No. 32, Septiembre 1968
Tomo V – Año V
Pág. 752

La modelo

32 top
Natanson me cuenta estas palabras de Maillol:
—¡El modelo! ¡El modelo! ¿Qué me importa a mí el modelo? Cuando tengo necesidad de informarme, voy en busca de mi mujer a la cocina, levanto la falda y ya tengo el mármol.

Todo esto dicho con un fuerte acento del Mediodía.

André Gide
No. 32, Septiembre 1968
Tomo V – Año V
Pág. 751

Impaciencia

32 top
Su infancia transcurrió en la Colonia Roma, su adolescencia en la Colonia del Valle, su juventud en la Colonia Condesa. Cuando alcanzó su madurez empezaron a construir el metro y ella vivía en la Colonia Polanco. Murió de vejez prematura.

Ana F. Aguilar
No. 32, Septiembre 1968
Tomo V – Año V
Pág. 745