Muda completa

32 top
Me he dado cuenta hacia el mediodía de que mi mal humor de esta mañana, a pesar de una noche de sueño excelente, como no había conocido desde hacía tiempo, se debía también y sobre todo a que no estaba afeitado, a que mi cuello estaba sucio, a que tenía el traje todo arrugado después de dos noches de acostarme vestido, a que mis zapatos estaban sin lustrar, etc. Mi mirada, mi ánimo, no podían fijarse en sitio alguno que no les hiciera daño… una llamada por teléfono de Monthertant vino muy a punto, como un canto del gallo, para poner en fuga a los fantasmas crepusculares. He subido a lavarme, afeitarme y cambiarme de ropa interior, traje y pensamientos.

André Gide
No. 32, Septiembre 1968
Tomo V – Año V
Pág. 791

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s