Una buena razón

Estaba tendido de espaldas en el pis del cuarto estrecho y desarreglado, en el que se veían, además de unos cuantos muebles insignificantes, decenas de hojas de papel escritas, diseminadas por todas partes. Tenía el rostro contraído en un rictus, mezcla de frustración y alivio. Había, sobre una mesa destartalada, una máquina de escribir con una hoja aún sin terminar. Junto a la mano derecha del muerto, que asía firmemente un revólver, yacía un ejemplar de la revista “El cuento” y, en la mano izquierda, se encontraba un pedazo de papel arrugado en el que se leía: “¡Una cuartilla! ¿A quién se le ocurre?”

Jorge Anaya
No. 62, Diciembre 1973 – Enero 1974
Tomo X – Año X
Pág. 257

Anuncios

El cien cabezas

62 top
El cien cabezas es un pez creado por el karma de unas palabras, por su póstuma repercusión en el tiempo. Una de las biografías chinas del Buddha refiere que éste se encontró con unos pescadores, que tironearon de una red. Al cabo de infinitos esfuerzos, sacaron a la orilla un enorme pez, con una cabeza de mono, otra de perro, otra de caballo, otra de zorro, otra de cerdo, otra de tigre, y así hasta el número cien. El buda le preguntó:

—¿No eres Kapila?

—Soy Kapila —respondieron las cien cabezas antes de morir.

El Buddha explicó a los discipulos que era una encarnación anterior, Kapila era un brahmán que se había hecho monje y que a todos había superado en la inteligencia de los textos sagrados. A veces, los compañeros se equivocaban y Kapila les decía cabeza de mono, cabeza de perro, etc. Cuando murió, el karma de esas invectivas acumuladas lo hizo renacer monstruo acuático, agobiado por todas las cabezas que había dado a sus compañeros.

Jorge Luis Borges
No. 62, Diciembre 1973 – Enero 1974
Tomo X – Año X
Pág. 255