El aplanador

62 top
cropped-89-top.jpg

Entre los años 1840 y de 1864, el Padre de la Luz (que también se llama la Palabra Interior) deparó al músico y pedagogo Jakob Lorber una serie de prolijas revelaciones sobre la humanidad, la fauna y la flora de los cuerpos celestes que constituyen el sistema solar. Uno de los animales domésticos cuyo conocimiento debemos a esa revelación es el Aplanador o Apisonador (Bodendrucker) que presta incalculables servicios en el planeta Miron, que el editor actual de la obra de Lorber identifica con Neptuno.

El Aplanador tiene diez veces el tamaño del elefante, al que se parece muchísimo. Está provisto de una trompa algo corta y de colmillos largos y rectos; la piel es de un color verde pálido. Las patas son cónicas y muy anchas; las puntas de los conos parecen encajarse en el cuerpo. Este plantígrado va aplanando la tierra y precede a los albañiles y constructores. Lo llevan a un terreno quebrado y lo nivela con las patas, con la trompa y los colmillos.

Se alimenta de hierbas y de raíces y no tiene enemigos, fuera de algunas variedades de insectos.

Jorge Luis Borges
No. 62, Diciembre 1973 – Enero 1974
Tomo X – Año X
Pág. 285

Jorge Luis Borges
No. 89, Enero-Febrero 1984
Tomo XIV – Año XIV
Pág. 213

Jorge Luis Borges
No. 111-112, Julio-Diciembre 1989
Tomo XVII – Año XXVI
Pág. 593

Anuncios

El malhechor descontento

62 top
Un juez, habiendo sentenciado a un Malhechor a la cárcel, procedió a señalarle las desventajas del crimen y los beneficios de la enmienda.

—Vuestra señoría —dijo el Malhechor, interrumpiéndolo—, ¿sería tan amable de cambiarme la pena por diez años de prisión y nada más?

—¡Cómo! —exclamó el Juez, sorprendido—, ¡le he dado sólo tres años!

—Sí, ya lo sé —asintió el Malhechor—. Tres años de cárcel y de predicación, si fuera tan amable, me gustaría que me conmutara la predicación.

Ambrose Bierce
No. 62, Diciembre 1973 – Enero 1974
Tomo X – Año X
Pág. 280

Dolores Plaza

Dolores Plaza

Dolores Plaza

Nació en la ciudad de México el 14 de noviembre de 1949. Ensayista, narradora, poeta y dramaturga. Estudió letras modernas, psicología y pedagogía en la UV. Periodista, investigadora literaria y docente; autora de material didáctico y libros de texto; adaptadora de novelas, cuentos y obras teatrales de autores clásicos para las series “Joyas de la Literatura” y “Novelas Inmortales”. Se han estrenado sus obras: Domadora de sueños (auto profano en dos actos, 1988), El danzón del rey (farsa, 1992), Quebranto (1992) y Yo coyote (1994). Colaboradora de Comunidad Educativa, Diario de Xalapa, El Cuento, El Día, El Imparcial, El Gráfico, El Sol Veracruzano, Excélsior, La Palabra y El Hombre, y Punto y Aparte. Premio del Concurso Estatal de Poesía y de Cuento INJUVE 1974. Premio Nacional Juan Rulfo para Primera Novela 1990 por Adiós pájaro violento.

 

Obra publicada

Ensayo: Onetti, Cuadernos de Cultura Hispánica, España, 1975.

Novela: Adiós pájaro violento, Gob. del Edo. de Veracruz, Escritores Veracruzanos, Los Voladores, 1991.

Poesía: El libro de los deseos, Negro Sol, 1982. || Monólogo del amigo, Negro Sol, 1984[1].

 

Antitiempo

Había descubierto el móvil de todas las historias, el secreto de las tramas motivantes, el centro de la intriga y la sorpresa, tecleaba y tecleaba sin descanso sobre la Olivetti, como si sus dedos actuaran en simultaneidad con las palabras que venían amontonándose en su cabeza. El tiempo no era sino un factor matemático que ordenaba la actividad, un sujeto a ésta. Ahora su actividad superaba cualquier otro límite esencial. Continuó, continuó, continuó, aislado en la fiebre de escribir y no se percató que desde hacía tres siglos, dos años, a un día, veintidós horas y cuatro minutos (exactamente diez y nueve después de haber comenzado la tarea) no había papel en la máquina y las letras se iban plasmando una sobre otras a cada vuelta del rollo vacío.

Dolores Plaza
No. 62, Diciembre 1973 – Enero 1974
Tomo X – Año X
Pág. 256