Nuevamente los vándalos

127 top
Desde el alba hasta muy avanzada la noche irrumpían, salvajes, sembrando a su paso brutalidad, ignorancia y bastedad.

Ya no quedaban armas capaces de repeler semejante agresión.

Uno, entre muchos, descubrió que la única y más fácil defensa era mantener el televisor desconectado.

Héctor Sandro
No. 127, Enero – Junio 1994
Tomo XXIII – Año XXX
Pág. 5

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s