Permanencia voluntaria

A Reyna del Rocío Martínez Chan…

—¡Esa película ya la oí! —exclamó muy convencido el regordete marido a su mujer después de haber dado un trago a su helada cerveza de bote.

—¡Ay si tú, ya las has oído todas! —replicó la mujer con cierto tono de burla en su voz y luego rió felizmente de sus propias palabras. Ambos, marido y mujer, estaban sentados en la confortable sala de su casa disfrutando del descanso dominical ante un enorme televisor cromático, cuyo volumen de sonido estaba muy por arriba de lo normal, pero el matrimonio aquel ni se inmutaba.

—¡La oí en casa del compadre el día que fui a visitarlo! —insistió el hombre— si quieres hasta te la puedo contar…

—¡No, no me la cuentes! —protestó la mujer—. Mejor déjame oírla en la tele, es más divertido…

—Bueno, vamos a oírla, ya verás que te va a gustar —asintió el hombre echándose un puñado de cacahuates salados a la boca, que masticó con fruición. Ambos invidentes se arrellanaron en sus respectivos sillones, poniendo mucha atención a las voces de los actores que daban vida a la película que exhibían en la televisión…

Ricardo Fuentes Zapata
No. 127, Enero – Junio 1994
Tomo XXIII – Año XXX
Pág. 63

Anuncios

Una respuesta a “Permanencia voluntaria

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s