…de Juan Romagnoli

“Gracias Manolo, gracias Alfonso, amigos queridos, al igual que a todo el equipo de trabajo. Es un gran honor estar en el blog y, sobre todo, haber aparecido en revista no sólo tan prestigiosa sino que, como muchos opinan, es “la biblia de la minificción”. Fue esta una de mis primeras publicaciones. Pasaron tantos años, y si bien mi único orgullo sincero y profundo en la vida son mis dos hijos, esta y la siguiente aparición en “El Cuento” (Nº 142, 1999), se le parecen bastante. Lo curioso es que supe de inmediato de la segunda publicación (ya estaba suscripto), pero de esta en particular, me enteré casi diez años después (en 2003) por nuestro común amigo Raúl Brasca, así que disfruto doblemente la publicación. Un gran abrazo.”

Juan RomagnoliJuan Romagnolli para testimonios

Contrición

51 top
Ya sé, con algún teólogo moderno, que el mal también es útil. Puede desembocar en el bien. Y hay una idea muy bella precisamente de ese teólogo, que dice que el arrepentimiento puede modificar el pasado y hacer que todos los acontecimientos de la vida se coordinen hacia un fin.

Lo importante es lograr que en la hora de la muerte, todos los hechos de la vida armonicen y se subordinen al acto final de conciencia. Que a través de una visión cónica, en lo más profundo se vea el primer acto de conciencia, simultáneo con el último. La contrición es la única manera de irse del mundo. Nada debe ser más triste que morirse rencoroso o sediento de vida. Podría yo decir, porque probé de todo un poco.

Juan José Arreola
No. 51, Enero – Febrero 1972
Tomo VIII – Año VIII
Pág. 692

El botón

51 top

El botón le saltó del chaleco, rodó un buen trecho por el pasillo, descendió las escaleras, atravesó el vestíbulo y se perdió en la calle.

Por aquél botón supo la policía que el asesino se burlaba espantosamente de ellos.

Francisco Tario
No. 51, Enero – Febrero 1972
Tomo VIII – Año VIII
Pág. 691

Francisco Tario
No. 100, Septiembre-Diciembre 1986
Tomo XV – Año XXII
Pág. 742