El rico

98 top
Para poder entrar, mandó matar a todos los camellos del mundo.

A. Alatorre T.
No. 98, Mayo – Junio 1986
Tomo XV – Año XXII
Pág. 366

Anuncios

Equivocación

98 top
Nos embarcamos en el Mediterráneo. Es tan bellamente azul que uno no sabe cuál es el cielo y cuál el mar, por lo que en todas partes de la costa y de los barcos hay letreros que indican dónde es arriba y dónde abajo; de otro moto uno puede confundirse. Para no ir más lejos, el otro día, nos contó el capitán, un barco se equivocó, y en lugar de seguir por el mar la emprendió por el cielo; y como el cielo es infinito no ha regresado aún y nadie sabe dónde está.

Karel Capek
No. 94, Septiembre-Octubre 1985
Tomo XIV – Año XXI
Pág. 777

Karel Capek
No. 98, Mayo – Junio 1986
Tomo XV – Año XXII
Pág. 359

Lobos

Al lobo más viejo de la manada, fuente de sabiduría e inspiración, se acercó un pequeño lobo y preguntó.

—Maestro ¿también lloran los hombres?

A lo que el viejo respondió:

—Sí, los hombres lloran, lloran mucho. Cuando son pequeños tienen sueños e ilusiones, pero lloran, lloran porque quisieran ser grandes para cumplirlos. Y cuando son grandes lloran, lloran porque quisieran ser niños para tenerlos.

Pablo El´hore Klein
No. 98, Mayo – Junio 1986
Tomo XV – Año XXII
Pág. 358