Muñecas

52 top
Cuando murió mi hermana la enterramos junto con sus muñecas para que le hicieran compañía. Ahora, después de noventa años de aquello, pienso que —¡estoy seguro!— las que murieron fueron las muñecas y enterramos a mi hermana para que les hiciera compañía.

Ednodio Quintero
No. 52, Abril 1972
Tomo VIII – Año VIII
Pág. 754

Anuncios

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s