Ejecución

Con gesto de profundo desdén, la duquesa de Montserrat oyó la lectura de su sentencia: “… y bajo el cargo comprobado de conspiración contra el gobierno establecido, este tribunal declara culpable a la acusada, y la condena a la horca. Pero por consideración a su persona, y por ser la madre de nuestro digno gobernante, se le da opción para que escoja la cuerda con que ha de ser ejecutada”. La duquesa, sin decir una palabra, ni dignarse mirar a sus verdugos, anotó, en un papel dado para el caso, que deseaba ser ahorcada con los intestinos de su hijo…

Salvador Castañeda P.
No. 57, Febrero-Marzo- 1973
Tomo IX – Año IX
Pág. 517

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s