Vacaciones

Pensar que una semana en Buenos Aires con el grupo de Preparatorianos, por primera vez lejos de su casa, disfrutando de la verdadera vida, y hete aquí que el primer día se fueron a encontrar por pura casualidad con aquel grupo tan semejante al de ellas, pero de muchachos franceses —tan bien educados, tan corteses— “veramente gentili”, como dijera enajenada la profesora de italiano.

Y el muchacho rubio de camisa celeste que sobresalía por su altura la tomó del brazo con rudeza cuando saltaron del bote en El Tigre. —“Allone?” “Oui”. Ella tenía que levantar la cabeza como quien mira el cielo para poder mirarle la cara. Es una oportunidad para practicar el francés, pensó, mientras se internaban en el bosquecito. Pero el individuo era callado, demasiado hosco y taciturno. Y después, como los hechos se habían precipitado con tanta rapidez (nadie notó su ausencia, aperas si había corrido media hora en el reloj cuando volvieron a reunirse con el resto de bullanguero grupo y el cielo tenía exactamente el mismo color que unos minutos antes). Esther pensó si no sería fácil borrar con un parpadeo, con un golpe de la mano sobre la frente, borrar.

Como la lluvia que lava una mancha y la hace desaparecer, como el sol que brilla y hace relucir lo que toca. ¡Y el sol! ¿Qué le importaba? ¿Qué le importaba a la tarde, a las compañeras, a la divertida profesora de italiano, a los niños que jugaban en ese momento con una pelota, a dos marineros que conversaban un poco más lejos, qué le importaba a nadie lo que acababa de pasar? ¿Y para esto tanto lamento, tantas palabras, tanta literatura?. Qué humillante, no haber ni siquiera participado. Qué horrorosamente desastroso era todo. Y el tipo todavía encima se había enojado con ella, la miraba despreciándola. “C´est la premiere fois?” —le había dicho con evidente rencor, jadeando, traspasado por una angustia que le pareció idiota, tan lejos de la angustia que ella podía conocer o atisbar, como del momento mismo que pensaba reservado para el amor sin fisuras.

María D. de Guerra
No. 58, Abril-Mayo 1973
Tomo IX – Año X
Pág. 607

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s