Los halcones

47 top
En las viejas y extrañas historias de cetrería, testimonios de culto a la crueldad y la sangre, existe el sucedido inverosímil de Ludovico “El sombrío”, que era diestro en domesticar aves rapaces. Cierta mañana rumorosa, con los fulgores de alba partió a la cacería; sobre el antebrazo y la mano llevaba dos halcones, amaestrados pero tranquilos.

Adelante del camino escabroso, hubo de sujetar las riendas con brío. La sacudida hizo brotar de las aves el instinto asesino de cruel ferocidad contra los ojos de su amo. El rostro de Ludovico se transformó con rapidez en espantosa masa sanguinolenta. Algún cortesano pudo decir que los halcones habían violado las reglas del juego, aunque esto ya no lo refiere la historia de Ludovico “El sombrío”.

Samuel Maynes Puente, en “Exelsior”
No. 47, Julio-Agosto 1971
Tomo VII – Año VIII
Pág. 142

Opina

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s